Las claves de ‘Hermanos’, el episodio 78 de ‘Ataque a los titanes’

Luego de una primera parte de la temporada final de Ataque a los titanes repleta de datos e información de contexto, la continuación del relato no se ha parado en esto. Salvo en el caso del episodio 77, un poco más lento, tanto el 76 como el 78 fueron capítulos directos, crudos, que no guardaron nada en cuanto a acción y ritmo narrativo. Tampoco tuvieron algún reparo en ser menos explícitos: Shingeki no kyojin es una serie sangrienta y cada cierto tiempo lo recuerda.

“Hermanos”, el más reciente episodio de la adaptación del manga, resume los aspectos fuertes de la historia. Misterio. Tensión. Acción. Traiciones. Amistad. Amor. Miedo. Junto con un dibujo y una animación satisfactorios (más allá de que en este punto siempre habrá algún aspecto a mejorar, en relación con el trabajo de Mappa). A lo anterior se suma un detalle no menor, en especial para quienes no siguen la historia a través del manga: la incertidumbre. 

Una de las amenazas más esperadas durante estos capítulos se produjo, con Zeke usando su grito para transformar a distintos eldianos en titanes. El capítulo también sirvió para explorar distintas tramas personales, a la par que se producía toda la acción. Dentro de ellas, los principales personajes durante la primera etapa de esta temporada final tienen un papel clave, Falco y Gabi.

Falco y Colt: una hermandad desgarrada

El capítulo inicial de la primera parte de esta temporada final comenzó con Falco mirando hacia el cielo, intentando advertir a unas aves sobre el peligro que corrían. A su alrededor, cadáveres, explosiones, proyectiles yendo de un lugar a otro, hasta que aparece su hermano Colt para salvarlo. En ese momento no se sabía, pero Colt era el elegido para heredar el Titan Bestia, mientras que Falco opositaba para ser el Titán Acorazado. 

Un puñado de capítulos después, Colt se encuentra en una situación similar: intenta salvar a su hermano de ser convertido en un titán, uno que no estaba asignado a él y que, al no ser uno de los principales, es una especie de muerte. Al advertirle a Zeke que Falco bebió del líquido espinal y que se vería afectado por el grito, Colt intenta ejercer algún tipo de influencia en quien respetó en otro momento. Por eso le recuerda que será él quien herede el Titan Bestia. Pero los fines de Zeke están por sobre actos más humanitarios, quizá porque piensa que lo más humano que se puede hacer en este contexto es detener el conflicto armado que los sacude.