Crítica de One Piece 1054: Shanks, Sabo y Oda lo ponen todo patas arriba – MeriStation

El parón ha terminado. Ha sido como una larga, larguísima travesía por el desierto. Como un día sin pan. Como una meada cuesta abajo. Como el verano de Phineas y Ferb o los partidos de Óliver y Benji. Pero se acabó. One Piece ha vuelto. Tras cuatro semanas sin manga, la serie regresa con el capítulo 1054, un capitulazo que nos compensa y quita todos los males a base de sorpresas y momentos de esos ante los que resulta imposible no desencajar la mandíbula. Ya nos avisó su autor, Eiichiro Oda, de que tocaba abrocharse el cinturón ante el inminente final de One Piece. Visto lo visto, iba en serio. ¿Os apetece repasar con nosotros los mejores momentos del capítulo 1054 de One Piece?

El capítulo arranca con Ryokugyu, almirante y activista de Greenpeace en sus ratos libres. Green Bull ha perdido los papeles y se ha quitado la máscara. Parecía un hippie fumado que iba a hacer apología del flower power. Volaba en un gorrocóptero mejor que el de Doraemon, aseguraba no comer y alimentarse vía fotosíntesis, contradecía las órdenes de sus jefes cuando le pedían que no fuera a Wano… Antes de entrar en acción, alguno hasta pensó que iba a ser una especie de aliado de los mugis, como Aokiji. De esos que te aconsejan y dejan marchar para después oponerse al poder vigente. ¡Já! Green Bull es todo lo contrario. Un nazi al que los Dragones Celestiales llevan con correa y él tan contento. Hacía tiempo que Oda no se ponía tan político en One Piece.

Aun así, Ryokugyu nos ha decepcionado un poco. Si en el 1053 hacía alarde de su poder al vencer a King y Queen de un plumazo y hacer alarde de su poder en el capítulo 1053, lo último que esperábamos era que Momonosuke y cuatro Vainas Rojos tullidos fueran capaces de frenarle y plantarle cara. El flamante nuevo shogun de la Capital de las Flores parece verlo tan fácil que le pide a Yamato que no intervenga para subirle un poco la dificultad al juego. Un Yamato que, curioso, se presenta como el hijo de Kaido y no como Kozuki Oden. Pero volviendo a Ryokugyu, su fruta se confirma como una logia y es vistosa como pocas, un Pokémon tipo planta legendario, pero después de lo visto en el tejado de Onigashima, Oda va a tener que inflar un poco más a los almirantes para que terminen de intimidar.

Ryokugyu

De hecho, Oda ya ha empezado a sembrar miguitas de pan. A lo largo de todo el capítulo vamos teniendo pinceladas del caos que se está viviendo en los cuarteles de la Marina y se presenta a nuevos altos cargos de la organización, como Kurouma (Tensei), el jefe del servicio de investigación criminal. Tras la desaparición de Kaido y Big Mom toca lanzar nuevas amenazas y sombras sobre el mundo.

Y de repente… Shanks. Esta semana todo parece girar en torno a Shanks. One Piece RED, la nueva película de la saga, se estrena en cuestión de días y sus protagonistas son precisamente el pelirrojo y su hija, de la que nadie había oído hablar hasta ahora (por cierto, la cinta ya ha confirmado también su estreno en España y con versión en catalán). Además de eso, en las últimas horas se ha filtrado la primera foto de Shanks en la serie de One Piece para Netflix, en la que la caracterización no puede tener mejor pinta. Llevaba 500 capítulos tocándose el ombligo cuando de pronto le da por estar en todas partes, volverse una estrella de Hollywood y, lo más importante, ir a por el One Piece. ¡A por el One Piece!

Cuando todos le imaginábamos sumido en conspiraciones con el Gorosei, o metido en peleítas con Barbanegra entre las dunas de Arabasta, Shanks vuelve a demostrar ir a su bola y ser el más libre y puro de los piratas. Su decisión de reclamar el One Piece es a lo que se refería Oda hace algunos años, cuando nos anunció que el pelirrojo haría “un gran movimiento” hacia finales de 2021. Sus previsiones fallaron unos meses, pero acaba de entrar un nuevo jugador en la partida y en su primera tirada se ha marcado un all in.

One Piece 1054 Shanks

Cada vez que Oda dibuja el mascarón de proa de su barco se nos para el corazón. Por un momento hasta pensábamos que el tío se había guardado el reencuentro entre Shanks y Luffy para este momento, el regreso tras el parón más largo de la historia del manga. La propia tripulación de Shanks se lo pide y sugiere, pero él se muestra tajante. “No. No tengo intención de reunirme con Luffy aquí”. ¿Acaso se verán las caras en Laught Tale? ¿Será esa última prueba de los mugiwara? ¿Brindarán al son del Sake de Binks mientras el tesoro refulge al atardecer y se produce la ansiada devolución del sombrero de Paja? Pelos de punta sólo de imaginarlo.

One Piece 1054 Tripulación de Shanks

Cruzamos los dedos para que la presencia de Shanks suponga algo relevante en Wano y no un mero cameo promocional para la película, pero de momento todo se salda con un par de flashbacks memorables. El primero es de los emotivos, de los que harían llorar al mismísimo Akainu. Un viaje por los recuerdos compartidos de Shanks y Luffy cuando éste no era más que un crío. El día que lo animen más os vale tener pañuelos cerca.

One Piece 1054 flashback Shanks Luffy

El segundo es sobre un momento inédito, cuando Shanks robó la Gomu Gomu a la Marina. Una escena fascinante por varias razones. Por un lado porque siempre mola ver a losnpiratas del pelirrojo en acción. Bad ass. “¿Que en ese barco hay miembros del CP9? Mejor, a por ellos”. Por otro, la secuencia muestra a Who’s Who de joven, terminando de cerrar su historia (recordatorio: nos referimos al tobi roppo triceratops al que se enfrento Franky en Onigashima).

One Piece 1054

Pero sobre todo, porque demuestra que Shanks no sabía exactamente que estaban robando. Se nota que el asalto fue por diversión y al ver en la actualidad el Gear 5 de Luffy, el propio Shanks sonríe y dice “Así que era eso…”, dando a entender que por fin comprende por qué aquel barco era tan escoltado. Y si no lo sabía, jamás pudo ser ese el tema con el que negocio ante Gobierno Mundial en aquel polémico panel donde aparecía junto a los Cinco Ancianos para hablar “sobre cierto pirata” (y que muchos interpretaron como una traición a Luffy). ¿Se ha caído o se ha consolidad tras este capítulo 1054 la idea de que Shanks será el villano final de One Piece? Parece más bien lo primero.

Shanks One Piece 1054

El capítulo cierra poniéndonos al día de los acontecimientos sucedidos en el resto del mundo mientras tenía lugar la Guerra por el País de Wano. Según las noticas, Sabo ha matado a Cobra, el rey de Arabasta, y su hija Vivi, nakama honorífica de los Sombrero de Paja, está desaparecida. Sinceramente, parece cantado que la Marina ha terminado echando el guante y metiendo mano al periódico de Morgans para adulterar y manipular la información a su antojo. Ponemos en duda que Sabo haya hecho eso (lo más probable es que fuera al revés, que tratara de salvar a Cobra) y casi que también damos por sentado que Vivi se ha unido a él Ejército Revolucionario. Que Luffy tuviera que elegir entre su hermano adoptivo y su amiga sería interesante, pero también un drama existencialista de los que no acostumbramos a ver en One Piece. Porque para bien o para mal, es una historia de blancos y negros en vez de grises, y nosotros tan agusto con ello.

One Piece 1054 Sabo Cobra

Más interesante si cabe es tener constancia de que hay una guerra abierta entre el Gobierno Mundial y 8 naciones revolucionarias que se han vuelto contra el mismo. ¿Cuáles serán? ¿Arabasta, Drum, la Isla Gyojin, Dressrosa y…?. Oda asegura que One Piece acabará en tres años y desde luego, eso pasa por contestar cuanto antes al misterio del Siglo Vacío y enfrentar a los oprimidos contra los Dragones Celestiales. Si la guerra ya ha estallado, atención porque se vienen curvas. El mangaka ha prometido que será “la mayor batalla de la historia“.

Akainu Sabo One Piece

Igual de curioso es la existencia de un nuevo Emperador que, a diferencia del resto, no tiene nada que ver con la piratería. Sabo se ha convertido en el Emperador de las Llamas, el sinsajo, el símbolo de la rebelión, y por momentos hasta parece más famoso e importante que el propio Luffy o que su padre, Dragon, el hombre al frente del Ejército Revolucionario. ¿Pasará como la vida real y la izquierda se escindirá y saboteará combatiendo contra sí misma? ¿Son Dragon y Sabo nuestros Pablo Iglesias y Errejón? Desde luego sería divertido, y a diferencia del Sabo vs Vivi, aquí no tenemos dudas de que a Luffy no puede darle más igual su progenitor. La clásica peineta de Oda al resto de mangas.

En resumidas cuentas, Oda se ha marcado un capitulazo y lo ha hecho sin necesidad de sacar a un mísero Chapeau de Paille. El universo de la piratería se pone patas arriba tras la entrada en acción de Shanks. En Wano la cosa también está que arde con la presencia de Ryokugyu, en plena batalla contra Momonosuke. Y qué decir del resto del mundo, donde a la Marina le crecen los enanos y Sabo se ha convertido en el Che Guevara. Si pensabais que ahora tocaban festejos y un arco tranquilito en Elbaf para recuperar el aliento, la que os espera. Oda ha puesto el barco a toda vela hacia el final de One Piece. Nosotros ya contamos los días hasta la fecha y hora de estreno del capítulo 1055.

One Piece enfermo